miércoles, 17 de enero de 2018

LOS LÍMITES DE LA CULTURA POPULAR


Estos últimos días, asistimos a una "guerra" dialéctica en las redes sociales a raíz de la actuación de “La familia verdugo”, una de las numerosas chirigotas que participan en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz. El tema me ha recordado a la también polémica sobre los límites del humor y hacer un cierto paralelismo con los límites de la cultura popular.

En dicha actuación, “La familia verdugo” interpreta a Carles Puigdemont y parodia los hechos acaecidos en Catalunya los últimos meses, siendo el colofón final, la teórica decapitación del mismo. Pero su actuación incluye mucho más. Comienza con la amenaza de ejecución de SSMM los Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar. También salen otros reos e incluso realizan también una irónica explicación sobre la “ejecución” de una mujer, que fácilmente también podría causar las iras del colectivo feminista y global de las mujeres si fuera sacado de contexto. Y es que el contexto es importantísimo.

Aquí podéis ver la actuación completa: https://www.youtube.com/watch?v=H0yr5-rzOvw

Todo esto ocurre dentro del marco que ofrecen las fiestas del Carnaval de Cádiz. El gaditano, es uno de los carnavales más conocidos y famosos de la península, basándose en la cultura popular que es recogida por las más que conocidas chirigotas. Estas chirigotas, años tras año se dedican a ironizar sobre la actualidad local, regional, nacional e internacional.

Inmediatamente se generó una serie de críticas desde Cataluña y la verdad es que no lo entiendo. Yo he visto la actuación completa y he de decir que me gustó. Partes más, partes menos, como suele pasar en todo. De hecho, lo que más me gusta es que todo nazca de la cultura popular, algo que especialmente en Cataluña deberíamos entender y defender. Nosotros tenemos numerosas expresiones de cultura popular propias: gigants, diables, bastoners, puntaires, corals, castellers y un largo etcétera. Si nos centramos más en la cultura del fuego, que es la que más conozco, “els diables” también tenemos una expresión que incluye tanto la prosa como el verso, la ironía y la sátira. Son “els versots”. En ellos, “els diables” aprovechan la ocasión para realizar una crítica, muchas veces descarnada, de la actualidad, repartiendo estopa tanto a políticos como a personas, situaciones, etc.

Personalmente, creo que no debemos tener la piel fina y criticar las chirigotas como algunos han hecho. Máxime cuando después, nosotros mismos haremos lo propio a nuestra manera en nuestras fiestas. Creo que como parte de la cultura popular, deberíamos defender la misma allá dónde sea, en este caso, las chirigotas gaditanas.

E igual que digo lo uno, también digo lo otro. Con esto quiero decir que, una vez explicado y aclarado que cualquier muestra de cultura popular ha de ser defendida por el colectivo, también quiero denunciar la falta de criterio a la hora de juzgar por personas ajenas al colectivo. Y me refiero a que, mientras que tanto PP, PSOE y C’s como todos sus simpatizantes, así como también los medios de comunicación nacionales, han salido en tromba defendiendo a “La familia verdugo” y la libertad de las chirigotas para realizar su crítica ácida, después no muestran el mismo entusiasmo para defender “els versots” que grupos de “diables” realizan en sus fiestas mayores. Son numerosos los casos en los que aquellos que se han visto aludidos por los versos satíricos lanzados desde un escenario, han denunciado en los juzgados a los grupos que los han realizado. Incluso partidos políticos han realizado estas denuncias. Y han logrado el apoyo de la fiscalía en ello. No puede ser, que las críticas se valoren de forma diferente si salen de Cataluña o si salen de Andalucía, de Vilafranca del Penedés o Cádiz.

La cultura popular, tiene su historia, su arraigo y debe poder ser libre de continuar realizándose y expresándose como ha hecho siempre. Aquellos que son criticados, han de saber encajar la misma, porque siempre que sea desde el respeto, aunque de forma irreverente, se ha de aceptar la libertad de expresión y respetar la tradición.

VIVA EL CARNAVAL! VIVA EL CARNAVAL DE CÁDIZ Y VIVAN SUS CHIRIGOTAS!!
VISCA EL FOC!! VISCA ELS DIABLES!! I VISQUIN ELS VERSOTS!!
VISCA LA CULTURA POPULAR!!!!!

martes, 21 de noviembre de 2017

FELICIDADES AMSTERDAM



Según todos los diarios, ya sean editados en Cataluña o en Madrid, Barcelona ha perdido la EMA (Agencia Europea del Medicamento). Mi primera pregunta es: ¿cómo se puede perder algo que nunca tuviste? Hasta dónde yo sé, la EMA estaba en Londres y se moverá hasta la capital de Holanda, Ámsterdam. Por tanto, si alguien ha perdido la EMA, es Londres.

No hablemos ya de cómo ve cada diario las responsabilidades sobre la no designación de Barcelona como nueva sede. Y si sumamos Twitter y los comentarios de los políticos y palmeros del bando unionista o indepe, ya tenemos el cruce definitivo de reproches. Para lo unionistas, toda la culpa es de los indepes y sus reivindicaciones absurdas y fuera de la legalidad. Para el bando indepe, lógicamente todo lo contrario. La culpa es de la brutal represión del gobierno central.

Y digo yo: ¿no puede ser simplemente, que Ámsterdam tenía una mejor candidatura que Barcelona en términos puramente de oferta a la EMA?

Es como el equipo que juega contra el Barça o Madrid y, tras perder el partido, la defensa acusa a la delantera de haber perdido por no marcar goles y a su vez, los delanteros acusan a los defensas de no saber atajar el juego contrario. Nadie repara en que tanto Barça como Madrid, podrían simplemente tener un equipo mejor y por ello han ganado. Suena a broma pero, creo que es lo que ocurre simplemente.

Analicemos fríamente la situación:

-        Había un total de 16 ciudades competidoras, entre las que estaban además de la ganadora y la nuestra, ciudades de mucho nivel internacional como Milán o Copenhague.
-     La UE intenta repartir sus agencias por todo el continente. España partía ya con cuatro agencias europeas en su territorio, una de ellas en Barcelona. Holanda únicamente tenía una hasta ahora.
-       Ámsterdam tiene unas infraestructuras envidiables: aeropuerto internacional e intercontinental con rutas a todo el mundo, conexión de ferrocarril muy buena con todo el país y sobre todo sus alrededores, un puerto de mercancías bien conectado. Barcelona en cambio, tiene un aeropuerto que ha de pasar por Madrid para muchas rutas internacionales, una red ferroviaria que deja muchísimo que desear sobre todo en cercanías y un puerto que, si bien tiene mucha actividad, no está bien conectado con ferrocarril de mercancías ni con las autopistas para distribuir.
-      Ámsterdam y otras competidoras, ofrecían importantes descuentos para guarderías, párking gratuito para empleados, y otras ventajas que Barcelona no ofrecía.
-        Barcelona ofrecía la torre AGBAR  como sede pero, Ámsterdam también ofrecía un edificio y un parque industrial cercano para se establecieran las empresas colaboradoras.
-      Se habla mucho de la “inestabilidad” política que hay en Cataluña pero, no se habla de que Holanda ha estado sin gobierno hasta hace un mes, que ha sido noticia internacional por el avance de la ultra-derecha, que han estado casi 300 días sin gobierno por las negociaciones. Por tanto, el tema político tampoco afectaría demasiado, siempre que las autoridades actúen unidas.
-   Informes independientes internacionales, indicaban como PRINCIPAL problema para la candidatura de Barcelona, la CORRUPCIÓN GENERALIZADA entre los partidos principales del país. Esto, Ámsterdam no lo padece.

Por tanto vemos que, si bien Barcelona podía competir con cualquier otra candidatura, todo tenía sus pros y contras, fuera de la situación política que vivimos.

Lo lamentable del cruce de reproches entre unionistas e independentistas, sobre este tema, tiene otro agravante: la candidatura de Barcelona era una candidatura solidaria. Esto indica, que ninguna administración actuaba por cuenta propia y que, tanto la preparación como la defensa de la misma, era compartida. Así pues, TODOS son los responsables de no haber ganado la selección y las acusaciones son absurdas.

Pero, si nos obcecamos en fomentar ese camino, y despellejarnos entre nosotros, hagámoslo bien. Enumeremos las responsabilidades de cada uno en el asunto:

-          Gobierno Central:
o   Usó la violencia extrema para intentar evitar el referéndum del 1-Oct. Las imágenes de la policía golpeando ancianos y tirando gente escaleras abajo dieron la vuelta al mundo.
o   Se obceca en mantener El Prat, como aeropuerto subsidiario de Barajas.
o   No construye el corredor del Mediterráneo.
o   No construye, ni permite que se construyan las conexiones del puerto.
o   Según indican algunas fuentes, Rajoy no se implicó en el proyecto, cosa que sí hicieron los otros presidentes de ciudades candidatas.
o   La inversión en investigación se recorta cada año.
-          Generalitat de Cataluña o Cataluña como pueblo:
o   Estamos por la independencia.
o  Las manifestaciones realizadas, aunque pacíficas, pueden dar imagen de inestabilidad para el resto de la comunidad internacional.
o   Las “Aturades de País”, con imágenes de cortes de autopistas y vías de tren.
-          Ayuntamiento de Barcelona:
o   No para de decir que no quiere más turistas.
o   Coarta que se instalen hoteles de calidad.
o   Tampoco permite que se creen según que tipo de empresas si no cuadran con su ideario.
o  La alcaldesa ni siquiera fue a defender la candidatura el día de la elección que se suponía y valoraba como importantísima para la ciudad.

Por tanto, creo que todos han puesto de su parte y se pueden dar la mano a la hora de generar ese ambiente adverso a la candidatura que todos ellos critican y se culpan unos a otros de fomentar, cuando todos ellos son solidarios en ello.

La EMA, no ha sido la primera agencia europea que no elige Barcelona para instalarse. Ya se perdió la EFSA (Agencia de la Seguridad Alimenticia Europea), que se marchó a Italia. Y España como país, tiene experiencia en perder candidaturas sin tener el procés de por medio. Madrid perdió tres veces la candidatura a las olimpiadas, como también Barcelona perdió dos veces antes de albergar las de 1992. Y podemos asegurar, que no será la última. Porque cuando te presentas a una competición, puedes perder y, con mucha frecuencia, se nos olvida este detalle. Los demás también juegan y pueden hacerlo mejor que nosotros

Además, y ya desde el punto de vista indepe: ¿qué lógica tendría que la EMA viniera a Barcelona, que lucha por la independencia, cuando se marcha de Londres por el Bréxit? A mi modo de ver, ninguna. Y eso que a mí me iría genial, ya que rechacé una oferta para trabajar en la EMA este mismo septiembre por no querer mudarme y ahora la tendría en casa, así que...

Así pues, lo mejor es decir: Felicidades Ámsterdam! Y a renglón seguido, seguir preparando nuestra ciudad y área metropolitana para poder seguir creciendo y ganar la próxima candidatura a la que se presente.

lunes, 23 de octubre de 2017

Lo equidistancia y no lo es


Según el diccionario de la Real Academia Española:

equidistancia.
De equi- y distancia.
1. f. Igualdad de distancia entre varios puntos u objetos.

Vivimos en un país (y me da igual si hablamos de España o Cataluña) que vive instalado cada vez más en el terreno de la corrección. Hay que medir el qué se hace y el qué se dice para asegurar que no se ofende a nadie. Un ejemplo lo tenemos en la publicidad: si no ofende a las mujeres, ofende a los enanos (¿o mejor personas de corta estatura?), o a los extranjeros, o a los animales, etc.

Con la situación política que estamos viviendo desde hace meses, y sobre todo los últimos años, se ha polarizado la población. Los que estamos a favor de la independencia y los que están en contra. Y estos últimos, están divididos en dos: los que están claramente a favor de aplicar cualquier medida para mantener Cataluña dentro del estado español y aquellos que también pero, que se muestran preocupados por dichas medidas. A éstos últimos, se les ha llamado equidistandes.

Como reza la definición de la RAE, un equidistante debería estar a igual distancia de ambos puntos. Los llamados equidistantes, lo siento pero no lo están.

Los llamados “equidistantes” dicen precisamente que sí, que no están a favor de lo que hace el Govern de la Generalitat, ni de lo que hace el Gobierno de España pero, solo hace falta escucharlos o leerlos para ver que no es del todo cierto. He aquí mi análisis:

Estar contra la independencia, es una posición muy lícita. Por ello, los “equidistantes” se inflan a pedir a Puigdemont y todo el Govern, que no declaren la independencia. De hecho, ya pedían que las elecciones del 27S no fueran plebiscitarias. Y también pidieron que no se hiciera el referéndum del 1 de Octubre.

Por el otro lado, los “equidistantes” dicen que no están a favor tampoco de Rajoy pero: ¿alguien ha escuchado que pidan a Rajoy que no envíe la policía o que una vez enviada, pidiera que la retirara? ¿alguien ha escuchado que pidan al Gobierno central que no active el artículo 155 de la constitución española?

Ciertamente, dicen que no quieren que se aplique el 155, como también que no se utilice la policía contra los ciudadanos pero, para ello, piden de nuevo a Puigdemont que no haga el referéndum, o el que no declare la independencia. Así que, siempre piden al mismo bando que no actúe, cuando, además, lo hace según sus promesas al electorado. De hecho, cuando critican las cargas policiales o ahora la aplicación del 155, siempre cargan la responsabilidad sobre los actos del Govern, nunca sobre la inacción del Gobierno central o su falta de cadera política.

El movimiento #hablemos #parlem, me pareció genial cuando apareció. Únicamente se ha manifestado una vez, el fin de semana anterior a la comparecencia de Puigdemont en el Parlament para trasladar los resultados del referéndum del 1 de Octubre. El movimiento salió a la calle pidiendo que no se declarara la independencia y se negociara. Así lo hizo el President con las consecuencias que todos sabemos hasta ahora. ¿Por qué no se ha vuelto a movilizar este movimiento para pedir a Rajoy que no aplique el 155? ¿Por qué no piden a Rajoy que acepte el referéndum pactado? ¿Por qué no piden la retirada de la policía? Me da que este movimiento, no ha sido más que una orquestación política aprovechándose de la gente de bien, para presionar únicamente al bando independentista. Por tanto, tampoco puede considerarse un movimiento “equidistante”.

Si verdaderamente fueran equidistantes, no sólo se hartarían a pedir a Puigdemont que renunciase a su promesa y que resulta ser el sueño de muchos catalanes. Deberían también inflarse a pedir a Rajoy que no aplique el 155, que facilitase un referéndum pactado, que retire a la policía enviada dejando al resto del estado indefensa.

Mientras no lo hagan, mientras sólo pidan a un bando que renuncie a sus ideales, lo siento mucho pero, no son equidistantes. Tienen un bando claro y hay que decirlo alto y claro. Si se ofenden por ello, tienen un problema.